Entrevista a Florentino

3 03 2014

Con motivo de la estancia de Florentino Imbali CPPS en Fuente de Cantos para la recogida de fondos para abrir un dispensario médico en Guinea Bissau, fue entrevistado para el periódico Hoy de Extremadura.

http://www.hoyfuentedecantos.es/actualidad/2014-02-25/pese-extrema-pobreza-violencia-politica-1832.html

Florentino en el colegio San Francisco Javier

Florentino Imbali nació en Bissau, la capital de Guinea, hace 26 años, siendo muy joven tomó contacto con la labor de los Misioneros de la Preciosa Sangre en su país y hace ocho años ingresó en el seminario de esta congregación, desde el que pasó al seminario mayor Dom Settimino A. Ferrazzetta -obispo de Guinea de origen italiano que tuvo un papel muy destacado en la lucha por pacificar el país–. Completada esta etapa, Imbali se especializa ahora en Teología en Madrid. Hace poco acudió a Fuente de Cantos para explicar a los alumnos del colegio San Francisco Javier la tarea de los misioneros en Guinea, y recabar dinero y medicinas para el nuevo dispensario de la misión.

-¿Dónde está ubicada la misión de la Preciosa Sangre?

-En Bissaquel, un pequeño pueblo de unos 2.000 habitantes, que está a hora y media de Bissau.

-¿Qué hacen allí los misioneros?

-Tratamos de proteger a la población de la violencia derivada de los vaivenes políticos, y también intentamos aliviar su situación de extrema pobreza. Allí no hay nada, ni servicios sanitarios ni transporte ni acceso a la formación ni casi alimentos.

-¿Cómo desarrollan esta tarea?

-Como le digo allí no hay servicios sanitarios y la gente acude a nosotros en busca de medicinas. También hacemos curas, aunque no tengamos formación especializada, pero es mejor hacer algo que nada. Sin embargo, con frecuencia estamos desbordados, porque cuando se cosecha el anacardo acuden muchísimos trabajadores, y pronto se corre la voz de que en la misión curamos y damos medicamentos. Además trasladamos a los enfermos al hospital de Bissau, porque allí la gente no tiene medios.

-Tengo entendido que una parte importante de su labor se enfoca a los niños.

-Sí. Estamos adscritos a la ‘Pastoral da criança’, un programa que nació en Brasil para mejorar las condiciones de vida de los niños mediante un apoyo integral a las familias. En Bissaquel los objetivos fundamentales son la prevención de enfermedades como el paludismo y todo lo derivado del consumo de agua en mal estado, la alimentación y la formación.

-¿Cómo se desarrolla el programa?

-Citamos a las familias y tratamos de inculcarles hábitos más saludables, tanto en alimentación, sobre todo de madres e hijos, como en prevención de la enfermedad. A veces es muy duro porque te piden dinero y no lo tenemos, pero ellos lo necesitan porque muchos se alimentan sólo de arroz. Es una situación de pobreza muy extrema, y hacemos lo que podemos, con charlas de especialistas que abordan determinados problemas y dándoles las medicinas que tenemos a nuestra disposición.

-¿Cuál es el objetivo de las charlas en el colegio?

-Queremos concienciar a los alumnos, para que ellos lo transmitan también a sus padres, que en Guinea hay niños como ellos pero que no tienen de nada y que ellos con una pequeña aportación pueden ayudarles. En concreto, ahora intentamos poner en marcha un dispensario médico. Hay una ONG de Cáceres que va a construir el edificio, pero necesitamos llenarlo con medicinas, vendas, instrumental… para que sea útil. Ese es el llamamiento, que nos traigan medicamentos o dinero para comprarlos y llevarlos a Bissaquel.

-¿Cómo reaccionan los niños de Fuente de Cantos ante lo que le explica?

-Primero se sorprenden, luego me sorprenden a mi con sus preguntas, y finalmente todos quieren ayudar. En la charla les explico en imágenes y sin tapujos cuál es la situación. Desde el clima político, muy agitado y que genera violencia, hasta las condiciones de vida, nuestra cultura, tradiciones, el esfuerzo de las madres por sacar adelante a sus hijos, la naturaleza… Trato siempre de transmitir, pese a la pobreza, un mensaje optimista, porque es un pueblo que afronta estas dificultades con mucha alegría, y es muy abierto, que es una de las cosas que más llaman la atención de los extranjeros, que a pesar de todo la gente te recibe con mucha calidez y ponen a tu disposición lo poco que tienen.

-¿Cómo puede se puede colaborar?

-Ahora estamos centrándonos en los colegios de la congregación, pero toda ayuda es bien recibida. Solo hay que ponerse en contacto con cualquiera de los centros de la Preciosa Sangre. Aquí, en Fuente de Cantos, en el propio colegio, y desde ahí se canalizará la ayuda para la misión.

Finaliza la entrevista. Un grupo de pequeños, de los primeros cursos de Primaria, ya espera en el salón de actos. Cuando entra Imbali no pueden evitar la cara de sorpresa. Les llaman la atención las coloridas ropas del misionero. En el escenario, una pantalla donde proyectará imágenes de Bissaquel y varios tambores y ornamentos de la zona, que serán utilizados en la sorpresa final, cuando el propio Imbali interprete algunas danzas típicas de su país. El misionero ocupa el centro del salón y saluda con un ‘¿cómo estáis?’, antes de iniciar su charla en un español más que aceptable, aunque, eso sí, trufado de expresiones en portugués.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: