Doctrina Social de la Iglesia en torno al mundo del trabajo

2 04 2012

A continuación, os presentamos algunos textos bíblicos, de la DSI (Doctrina Social de la Iglesia) y del Magisterio Pontificio acerca del mundo del trabajo y los derechos de los trabajadores, para reflexionar y orar.

“El funcionamiento de una economía enferma y las decisiones políticas que se han tomado, están deteriorando las condiciones laborales y debilitando las redes de protección social, con grave peligro para los derechos de los trabajadores”
(Benedicto XVI, Caritas in veritate, 25).

“La regulación de la economía únicamente por la ley de mercado quebranta la justicia social, porque «existen numerosas necesidades humanas que no pueden ser satisfechas por el mercado»
(Catecismo de la Iglesia Católica, nº 34).

“Si el funcionamiento y las estructuras económicas de un sistema productivo pone en peligro la dignidad humana del trabajador o debilitan su sentido de responsabilidad, hay que afirmar que este orden económico es injusto”
(Juan XXIII, Mater et magistra, 83)

“Los pobres aparecen en muchos casos como resultado de la violación de la dignidad del trabajo humano”
(Juan Pablo II, Laborem exercens, 8)

“Las necesidades de los pobres deben tener preferencia sobre los deseos de los ricos, los de derechos de los trabajadores, sobre el incremento de los beneficios”
(Juan Pablo II en 2004 a la Asamblea de Naciones Unidas)

“Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo”
(Concilio Vaticano II, “Gaudium et Spes”, nº 1)

“Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos”
(Evangelio de Mateo, cap. 5, vers. 8)

“Al verla, el Señor sintió compasión, y le dijo: No llores”
(Evangelio de Lucas, cap. 7, nº 13)

“Pero un samaritano que iba de viaje llegó a donde estaba el hombre y, viéndolo, se compadeció de él. Se acercó, le curó las heridas con vino y aceite, y se las vendó. Luego lo montó sobre su propia cabalgadura, lo llevó a un alojamiento y lo cuidó”
(Evangelio de Lucas, cap. 10, vers. 33)

“El que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros, será servidor de todos, que tampoco el Hijo de Dios ha venido a ser servido si no a servir y a dar su vida como rescate por muchos.”
(Evangelio de Marcos, cap. 10, vers. 43-45).

“Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, o sediento y te dimos de beber? Respondiendo el Señor, les dirá: “De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis”
(Evangelio de Mateo, cap. 25, vers. 40-41)

“Y Dios dijo á Caín: ¿Dónde está Abel tu hermano? Y él respondió: No sé; ¿soy yo guardián de mi hermano? Y él le dijo: ¿Qué has hecho? El grito de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra.
(Génesis, cap. 4, vers. 9-10)

“Dicho esto, de lo que sí estamos en condiciones de juzgar es de la bondad o maldad de una Ley que rebaja claramente los derechos de los trabajadores respecto a situaciones anteriores, y lo peor es que llevamos muchos años ya de nuestra democracia donde siempre los perdedores en el concierto social, repito, siempre, son los mismos y siempre los más débiles”
(Carta del obispo D. Antonio Algora, Responsable de Pastoral Obrera de la Conferencia Episcopal Española, Marzo 2012)

“Con estas medidas y sin meterme a profeta, se van a conseguir los mismos frutos de un pretendido bienestar, hasta es posible, pero no habremos avanzado nada en que el trabajador se sienta realizado con su trabajo y le sirva para llevar una vida estable y sin sobresaltos; que haga posible la familia, la educación de los hijos, el tejido social compacto y fuerte que hace personas y países fuertes para soportar las inclemencias de las coyunturas históricas”
(Carta del obispo D. Antonio Algora, Responsable de Pastoral Obrera de la Conferencia Episcopal Española, Marzo 2012)

“Los jefes políticos europeos toman sus medidas por vía de urgencia sin apenas contar con los parlamentos respectivos; los poderes financieros se están concentrando en muy pocas manos. No sé si es muy descabellado pensar que, en el río revuelto de la crisis, están pescando los más poderosos sin contar con la opinión de la sociedad”
(Carta del obispo D. Antonio Algora, Responsable de Pastoral Obrera de la Conferencia Episcopal Española, Marzo 2012)

“Tomad y comed todos de él, porque esto es mi cuerpo, que será entregado por vosotros. Tomad y bebed todos de él, porque éste es el cáliz de mi sangre, sangre de la alianza nueva y eterna, que será derramada por vosotros y por todos los hombres”
(Palabras de consagración del pan y el vino en la eucaristía)

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: