HOAC y JOC protestan contra la reforma laboral

20 02 2012

La HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica) y la JOC (Juventud Obrera Cristiana) han firmado un manifiesto conjunto reflexionando sobre la inminente reforma laboral. En la 16ª reforma laboral del mercado de trabajo en la democracia española observan que “bajo el pretexto de modernizar y flexibilizar dicho mercado laboral, han transformado la concepción y función del trabajo asalariado en nuestra sociedad y están socavando los derechos de las personas trabajadoras y de sus familias”. Afirman que, tras las sucesivas reformas laborales, el resultado es:

  • “incrementar el empleo temporal, especialmente para los jóvenes;
  • diversificar las modalidades de contratación a la carta;
  • abaratar el coste del despido;
  • reducir el crecimiento de los salarios.
  • devaluar lo público (servicios sociales, educación y sanidad)“.

Esto viola los principios cristianos fundamentales tal y como los recoge Benedicto XVI en la encíclica Cáritas in Veritate, 45: “El respeto a la dignidad del trabajo, vinculado a la dignidad de la persona, es y debe ser el criterio central de una economía orientada por “una ética amiga de la persona””. Reclaman, por ello, un consenso social entre las personas trabajadoras y el colectivo empresarial, una legislación que responda a “las necesidades de las familias trabajadoras y no a las exigencias impuestas por los mercados financieros, las grandes empresas, las instituciones comunitarias y los organismos económicos internacionales”.

En relación a la reforma laboral que planea el actual Gobierno, HOAC y JOC denuncian que supone una vuelta de tuerca más porque:

  • Quiebra el derecho constitucional a la negociación colectiva y a la capacidad organizativa de los trabajadores […]
  • Facilita y abarata la expulsión del mercado de trabajo: quita trabas al despido por causas económicas; rebaja la indemnización del improcedente (pasando a 33 días por año trabajado, con un máximo de 24 mensualidades) y elimina la autorización administrativa para poder llevar a cabo los expedientes de regulación de empleo. Los contratos indefinidos con esta nueva regulación tampoco tendrán, como los temporales, condición de estabilidad.
  • Abre el camino para ajustar los salarios a la productividad. Con esta reforma, los salarios de los trabajadores más débiles van a depender de la voluntad unilateral del empresario.
  • Dificulta, cuando no impide o precariza, el empleo juvenil. Más del 80% del empleo destruido por la crisis corresponde a empleo juvenil. El nuevo contrato de trabajo indefinido, especialmente para jóvenes (también para desempleados de larga duración), dirigido a las empresas de menos de 50 trabajadores, se puede convertir, más que indefinido, en un contrato temporal sin causa justificada. Estas nuevas modalidades de contratación y regulación ponen en serio peligro, aún más, la estabilidad presente y futura de la mayor parte de la juventud.

Denuncian que “No es lícito eliminar derechos y protección de las personas trabajadoras con el argumento de combatir el desempleo y de reducir la temporalidad” […]. La reforma laboral “rompe el débil equilibrio conquistado históricamente entre capital-trabajo, alejándose del principio siempre defendido por la Iglesia de la prioridad del trabajo frente al capital”, mercantiliza y cosifica el trabajo humano y se aprovecha del “estado de quietud y miedo de la mayor parte de la ciudadanía, para eliminar viejas conquistas laborales y aspiraciones conseguidas tras muchas luchas de tantas personas a lo largo de la historia”.

Desde una óptica internacional, reclaman medidas políticas concertadas en el ámbito internacional que subordinen la economía financiera a la economía productiva. Es preciso, como ha pedido insistentemente Benedicto XVI y el Pontificio Consejo Justicia y Paz, una reforma del sistema financiero internacional. Esta reforma supondría avanzar en justicia social y comunión de bienes, redistribuyendo efectivamente la riqueza existente; controlar la economía especulativa y frenar el desmedido afán de lucro, en lugar de eliminar derechos. Este es el camino que puede generar riqueza orientada a la creación de empleo decente y con derechos, y a disminuir la pobreza”.

Por todo esto, piden “a las autoridades políticas, a los agentes sociales y económicos, al conjunto de los trabajadores y de la sociedad, y especialmente a los cristianos y cristianas, que caminemos juntos, con la intención de eliminar las causas que han generado esta crisis económica y, al mismo tiempo, superemos las estructuras económicas y sociales injustas que tanto sufrimiento, deshumanización y pobreza están provocando a las personas”. Instan a corregir y reorientar la reforma laboral en la tramitación parlamentaria y animan a “participar en las iniciativas y movilizaciones que se convoquen por parte de las organizaciones eclesiales, sociales y sindicales que ayuden a tomar conciencia y revertir esta situación tan lesiva para las personas trabajadoras y sus familias.

Leer el manifiesto completo

Anuncios

Acciones

Information




A %d blogueros les gusta esto: