Hacia las Jornadas Mundiales de la Juventud 2011

12 11 2010

Van hacia adelante los preparativos para la próxima jornada mundial de la juventud que se celebrarán en Madrid en Agosto de 2011. Nuestra parroquia acogerá a jóvenes ligados a la Congregación de los Misioneros de la Preciosa Sangre venidos de otros países para reforzar su seguimiento a Jesús con savia juvenil.

En Madrid se van desarrollando los preparativos. Ya está listo el himno oficial de la JMJ2011 (posible descargarlo en distintas versiones musicales, partituras…): Firmes en la fe, caminamos en Cristo.

Benedicto XVI ha escrito un mensaje para la Jornada Mundial de la Juventud: volviendo sobre su propia juventud durante el régimen nazi, recuerda cómo lo que preocupaba a los jóvenes no eran “la seguridad y la estabilidad” ni “la mediocridad de la vida aburguesada. Queríamos lo que era grande, nuevo. Queríamos encontrar la vida misma en su inmensidad y belleza […] queríamos salir afuera para entrar en la abundancia de las posibilidades del ser hombre”.

corazon inquietoEsto no es un sueño: “el hombre en verdad está creado para lo que es grande, para el infinito”, “nuestro corazón está inquieto hasta que no descanse en Ti” (San Agustín). Esta inquietud es huella de Dios, de ser criaturas, y nos impulsa a la búsqueda de vida, alegría, plenitud, en sus diversas dimensiones: “el sentido de la dignidad de la persona, de la solidaridad, del trabajo y de la familia”. Anima a los jóvenes a buscar “puntos firmes para hacer vuestras opciones y construir vuestra vida”.

En este proceso “es Cristo mismo quien toma la iniciativa de arraigar, edificar y hacer firmes a los creyentes”. “El encuentro con el Hijo de Dios proporciona un dinamismo nuevo a toda la existencia”. Así Dios orienta el sentido de la vida. “Escuchándole, estando con Él, llego a ser yo mismo. No cuenta la realización de mis propios deseos, sino su voluntad. Así, la vida se vuelve auténtica”.

“La fe que nos ha sido transmitida es la luz que ilumina el camino”. Frente a otras propuestas fáciles y tentadoras, “Creemos firmemente que Jesucristo se entregó en la Cruz para ofrecernos su amor; en su pasión, soportó nuestros sufrimientos, cargó con nuestros pecados, nos consiguió el perdón y nos reconcilió con Dios Padre, abriéndonos el camino de la vida eterna”. La cruz “es el “sí” de Dios al hombre, la expresión máxima de su amor y la fuente de donde mana la vida eterna”.

El ver a Cristo nos es facilitado en la eucaristía, la Reconciliación, la oración, el encuentro con los pobres y enfermos… La Iglesia nos ayuda con el camino juntos, el alimento común, la oración común, el discernimiento común.  Fruto es que “los santos y mártires han sacado de la cruz gloriosa la fuerza para ser fieles a Dios hasta la entrega de sí mismos; en la fe han encontrado la fuerza para vencer las propias debilidades y superar toda adversidad […] La victoria que nace de la fe es la del amor […] Han sido artífices de paz, promotores de justicia, animadores de un mundo más humano, un mundo según Dios”.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: