Primera homilía de Juan Pedro

21 04 2008

III de Pascua: Hch 2, 14.22-33

                      Sal 15

                      1 Pe 1, 17-21

                      Lc 24, 13-35

 

        

-Saludo de bienvenida

 

         -Sentimiento ante esta primera eucaristía: lo describe bellamente el Libro de los Hechos cuando ante el acontecimiento de la resurrección, es decir, ante la confirmación de todo lo realizado por Jesús: milagros, signos y prodigios, en definitiva, la experiencia de la salvación a través de el amor y la libertad. Nos dice y quiero que lo interioricéis para que la Palabra haga efecto en nosotros: “Se me alegra el corazón, exalta mi lengua, y mi carne descansa esperanzada, porque no me entregarás a la muerte ni dejarás a tu fiel conocer la corrupción. Me has enseñado el sendero de la vida, me saciarás de gozo en tu presencia”.

 

Una experiencia vital que solo es posible saborear no de forma espontánea ni por el simple esfuerzo de nuestros puños. Sino a partir de la experiencia de acompañar a Jesús, o mejor dicho, dejarnos acompañar por él.

 

         -El relato de los discípulos de Emaús puede ayudarnos a descubrir, con todo el dramatismo y realismo del relato, como experimentaron estos discípulos ese gozo que describí antes. Es la descripción del camino que hay que recorrer para descubrir a Dios en medio de los acontecimientos.  Podía titularse el relato de los discípulos de Orcasitas, de la Fortuna, de San Fermín o de cualquier sitio de donde vengamos. Y también podría tener escrito cualquier nombre de los nuestros.

 

         -Relato lleno de observaciones psicológicas y que seguro que nos sentiremos identificados en sus vivencias y experiencias. Los caminantes estaban tristes y abatidos porque todas sus ilusiones se habían derrumbado ante la muerte de Jesús, en quienes habían puesto toda su esperanza. Esperaban un libertador y sin embargo todo acaba en la muerte.

 

         -La frustración, la tristeza, el desánimo, el sinsentido es una experiencia que cualquiera de nosotros hemos vivido a lo largo de nuestra vida, e incluso puede ocurrir en alguno de nosotros en este momento. Los cimientos de nuestra existencia se pueden ver sacudidos por la enfermedad, la muerte de un ser querido, el fracaso afectivo, estrecheces económicas, problemas de salud, injusticias sociales, etc. Cada uno de nosotros conoce su película interior. No nos diferencia nada de estos discípulos del relato.

 

         -Esta situación crea en nosotros la experiencia de volver a la rutina, de no perder el tiempo, del sinsentido. Nos dirigimos como los discípulos a lugares donde esperamos encontrar algo que nos llene o por lo menos que sacie nuestro pesar. A veces eso no nos ayuda. Los discípulos volvieron a Emaús y dejaron atrás Jerusalén.

 

         -En medio de la crisis, de nuestra crisis vitales, grandes o pequeñas, los discípulos se encuentran con un caminante. El dolor y la frustración evita que veamos que alguien se nos hace en encontradizo. No es casualidad el encuentro, sino que Jesús se pone “a tiro” de nuestras vidas concretas.

 

         -Jesús se manifesta de mil maneras. De mil maneras se hace encontradizo. Cuanto milagro pequeño se da cada día a nuestro alrededor y que podrían ser motivo de vida y gozo. O cuantas veces podríamos ser milagros para otros y ser motivos para su vida y gozo. Cuanto gesto diario nos recuerda que Dios ama (la llamada de un amigo, la lucha por la justicia, la cercanía a los que sufren, el amor de la familia, etc)

        

-Jesús a través de un diálogo con mucho tacto, no con violencia, sino con escucha, respecto, paciencia, etc. les va orientando a los discípulos, a todos y cada uno de nosotros, para que descubramos el sentido de todo lo que pasa. A través del diálogo, es decir, de la compañía de Jesús van recuperando la confianza y se van sanando las heridas. La cercanía, la amistad, el amor, la escucha, la solidaridad: poner al ser humano en el centro de todas nuestras decisiones y aptitudes tiene estos efectos de curar, sanar, ver la luz, etc.

 

-Pero toda esta experiencia tiene su clímax en la eucaristía, en la fracción del pan, en la reunión comunitaria donde compartimos la vida y nos dejamos interpelar, animar, por Jesús en medio de la comunidad. El lugar por excelencia de del encuentro con Jesús es toda la vida ordinaria, pero de forma admirable, como fuente y culmen es la celebración comunitaria de la eucaristía.

 

-Jesús se hace vida en toda nuestra vida ofreciéndose como amor de donación en la cruz. La sangre preciosa, es una sangre que nos hace salir de nuestros muros interiores al encuentro del otro y nos ayuda a descubrir que Jesús nos ama con todo lo que somos.

 

RESUMEN:

        

1.- un capitulo de nuestra historia personal.

 

         2.- los golpes de la vida nos han dejado sangrando el corazón y quizás nos hemos sentido lejos de Dios y de los otros.

        

3.- Dios nos esta siempre acompañando y haciéndose el

encontradizo a través de cientos de acontecimientos. Tenemos que disfrutar de todo lo bueno que nos ofrece la vida a través de los otros (el barrio, vecinos, colectivos sociales, parroquia, amistad, etc). Nos ayuda a sanar nuestras heridas, que son señales del camino y muestras de pasión por la vida.

        

4.- la eucaristía sea una experiencia de encuentro con el Señor

de la vida que nos trae la paz, la alegría y las ganas de luchar por un mundo mejor siguiendo las huellas de los discípulos de Emaús.

 

 

 

 

COMPATIR ALGUNA EXPERIENCIA VITAL DONDE HEMOS DESCUBIERTO EL ACOMPAÑAMIENTO DEL SEÑOR DE LA VIDA EN NUESTRA VIDA Y NOS HA AYUDADO A INTERPRETARLA A LA LUZ DE EL.

 

 

 

 

P. JUAN PEDRO RUIZ LUENGO, c.pp.s.

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

23 04 2008
Queño

Que homilia mas guay. Estamos muy conentos de escuchar estas cosas que nos cuentas. Un abazo.

11 06 2008
rufo

menos mal que las proximas van a ser mas cortas bueno como fue la primera te lo perdonamos un abrazo.
A Y NO VOY A LA EXCURSION QUE TENGO OBRA. VUENO BOY

23 07 2008
Leonardo Diaz

Me gusto mucho la homilia, de los discipulos de Emaus esta sumamente interesante, de aqui sacare algunas ideas para mi catequesis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: